lunes, 13 de febrero de 2012

Para algunos “Día de los enamorados” para otros “Día comercial con rosas, corazones y ositos made in China” y para otros sólo un día más.

Hace aproximadamente dos años éramos un grupo de amigos solteros/as. Y digo éramos porque ya no lo somos.
Víctor, se fue a vivir a Rosario con Betty (sí, esa Betty de pelo algo enmarañado), la amiga de Amaranta que ahora sale con Ezequiel, el primo de La Pachu. La Pachu dejo la carrera porque encontró otra vocación en la vida: La maternidad, que casualmente se llama Victoria. Del padre mejor ni hablemos, la relación duro menos que un pedo en una media de nylon y desapareció de la noche a la mañana. Fue un golpe muy duro para la flaca, estaba tan mal que ni siquiera podía llorar. Ella esta bien ahora, la pequeña Victoria, que ya va por el tercer mes, le cambió la vida.
Miguel y Luichi, siguen yendo y viendo de sus peleas y discusiones, a veces se demoran un poco más, otras un poco menos. Creo que quiere seguir con el eterno noviazgo de adolescentes. Ninguno es capaz de asumir una relación con todas las letras, yo ya me acostumbre a verlos así, si llegan a cambiar las cosas las personas que los rodeamos seremos los afectados. Es como cuando te acostumbras a usar un celular con la pantalla rota (no es que este hablando de un caso particular), entendes ese mecanismo y de repente te regalan un aparato a todo trapo, sofisticado y con todos los chiches, te gusta, sí pero terminas (en el fondo) extrañando aquel aparato destartalado, Y con esto no digo que ellos sean aparatos pero si que su relación es bastante destartalada y se los quiere así.
El Chanchus perdió peso, ahora le decimos “Tigre de colmillo grande”, mejor no entremos en detalles porque el día que vino su nona de visitas se nos escapo y fue un disparate salir de esa situación pero imagina que te estoy guiñando un ojo. No sé cómo se llama su actual novia, ha cambiado tantas veces que trato de no retener ningún nombre por temor a meter la pata hasta la cintura, ya me paso hace algunas semanas cuando cayó con una estudiante de enfermeria, la cara de vinagreta de la minita cuando la salude con otro nombre me acompaño por algunas noches (la culpa, amiga, la culpa). Que te puedo decir de Lucia, ella se sigue escribiendo con aquel flaco italiano que conoció en Jujuy, esta enamorada, No se desconecta nunca de las redes de redes, ahora se “compro” un celular tipo mini-computadora, un “Blak lerry, larry , charly”, habla tan rápido que nunca le termino de entender del todo y más cuando esta en su mundo. Me dijo que no va a comprarse más tangas caras, se endeudo.
La vieja de enfrente, te acordas?. Esa que le daba charla a Manu, también encontró a su descosido. Se levantó al panadero (no al flaco, al otro) parece que al colorado le gustaban las experimentadas, aunque cuando le conté al Chanchus casi vomita, !Que estomago!. Grito desde el baño.
Como cada 14 de Febrero te escribo para contarte los romances. Seguramente en primavera las novedades sean otras: “Historias de solteros otra vez.: III”
No tengo más que decir. Yo sigo trabajando en el mismo lugar, preparando mi último final. Hasta las ganas de soñar me quito ese maldito final. En fin, la soltería no pesa tanto sino fuese por Valentín que descubrió el PES y se la pasa enviciado en su habitación, cada tanto chequeo que este vivo y le alcanzó un poco de agua y comida. Somos dos solteros en la pensión. Este día no significa mucho desde que no estas acá.

“No somos nada sin las personas que queremos”, palabras del borracho de la plaza San Martín. Salud

S.C

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada